lunes, 23 de junio de 2014

Corpus Chirsti - Festividad Solemne de la Iglesia en Guatemala.

Cantemos al Amor de los Amores,
Cantemos al Señor,
Dios está aquí, venid adoradores adoremos
a Cristo Redentor.
Gloria a Cristo Jesús, 
Cielos y Tierra, bendecid al Señor.
Honor y Gloria a Ti, Rey de la Gloria.
Amor por Siempre a Ti, Dios del Amor.

Asistí este domingo 22 de junio de 2014 al Santuario de María Auxiliadora (Parroquia San Juan Bosco) con mi familia a la Santa Misa. Fiesta grande de toda la Iglesia, y que se vive con una gran devoción en Guatemala, Celebración de Corpus Christi, el Cuerpo de Cristo.
La Festividad se lleva celebrando en la Santa Madre Iglesia desde el Siglo XIII, iniciando en Bélgica. Uno de los 3 grandes "Jueves", junto con el Jueves Santo (Institución de la Eucaristía) y la Celebración de la Ascención del Señor. Dichas festividades se han trasladado a domingos en tiempos actuales.

Tuvimos la fortuna de contar como celebrante con todo un lujo, el Doctor Félix Serrano Urzúa, Rector de la Universidad Mesoamericana de Guatemala, Sacerdote Salesiano.
Sin lugar a dudas, la homilía se convirtió en una cátedra de teología.
Si hay un misterio que me abrume más que cualquiera es el misterio del Amor de Dios por sus hijos.

Celebración de Corpus Chirsti.
Santuario María Auxiliadora, Parroquia San Juan Bosco, Guatemala.
22 de Junio de 2014.


Así pues, vamos a resumir algunos de los puntos que trató el Padre Félix.

A Cristo, explicó, se le puede encontrar en:

1. Las Sagradas Escrituras: Los Evangelios son la palabra de Cristo. Comentaba que en el Concilio de Trento se determinó los Sacramentos que la Iglesia Católica reconocía, siendo éstos inclusivos no exclusivos. Es decir, que fueron reconocidos los que hasta el momento tenemos en el Catecismo, pero no limitado a que pueda en un futuro un Concilio Vaticano incorporar otros. Su razonamiento fue que debía hacerse aún trabajo para que Los Evangelios fuesen incorporados como un Sacramento más, puesto que allí se vive también la interacción con Cristo.
2. La Oración: La comunicación directa e íntima con Cristo.
3. La Comunidad: Allí donde hay 2 o más que se reúnen en su nombre, allí está Él.
4. Los pobres y los más necesitados: De los cuales explicó, son el rostro sufriente de Cristo. El nuevo mandamiento es el mandamiento del Amor, por lo que al final de los tiempos en el Juicio Final no se nos juzgará por cuántas veces se asistió a la Eucaristía (Santa Misa), cuántas veces se comulgó, sino cuánto se amó. Y al amor más grande que se puede tener (Marcos, Capítulo 25) es sobre la ayuda a los más necesitados. Al visitar al enfermo, al socorrer a un necesitado, a quienes cumplan con ello, a éstos les llamará "Benditos de mi Padre".
5. En la Eucaristía: El Sacramento por excelencia con el cuál Cristo quiso regalarnos al instituirlo en la Última Cena.
Es interesante saber que tal como lo comentó el Padre Félix, aún existen comunidades pequeñas en las que la Consagración y posterior Comunión se sigue realizando con pan ácimo, no con hostias, ya que las mismas se utilizaron una vez las comunidades dejaron de ser pequeñas y en cada misa se congreguen entre 200 a 500 feligreses a la vez.
De allí que en tiempos de las primeras comunidades cristianas se le llevase el pan al enfermo que no podía asistir a la Celebración Eucarística, y eso es el origen del Viático, hacer partícipe a aquel que no podía asistir por enfermedad de la reunión para celebrar a Cristo.

También versó mucho su disertación sobre el respeto que se debe tener a la Santa Comunión y sobre la condenación eterna a la que se expone aquel que comulga sin estar en Gracia de Dios, así como al cuidado que debe tener tanto el Sacerdote como el Ministro de la Eucaristía al momento de administrar el Sacramento, puesto que nunca falta el perverso que recibe la Sagrada Forma en la mano y no la consume frente a él. En ese caso, argumenta, se debe velar inmediatamente porque el comulgante la consuma de inmediato. Bien es sabido que existen sectas que tratan de apoderarse de las Hostias Consagradas para sus abominables rituales, y de allí el cuidado para que no caiga en manos de estas despreciables entidades.

Procesión de Corpus Christi.
Santuario María Auxiliadora, Parroquia San Juan Bosco, Guatemala.
22 de Junio de 2014.

Antes del inicio de la Santa Misa, otro Sacerdote se aprestó a realizar el recorrido de la Procesión de Corpus Christi por las inmediaciones del Templo y entre el olor del incienso y las notas de la Granadera la sobria Custodia fue alzada bajo el palio para llevar al Santísimo Sacramento en jubiloso cortejo.

Muchas personas se preguntarán por qué yo siendo un escéptico de la mayoría de la fenomenología paranormal y de las escasas evidencias ufológicas creo en los dogmas de fe de la Santa Iglesia Católica, si como bien dicen es algo tan o más difícil que demostrar que aquello otro.

Es algo que se siente, sin más. Ver la Custodia con la Santa Eucaristía, oír a los fieles entonar el "Cantemos al Amor de los Amores", y es postrar las rodillas en tierra, casi con ganas de llorar, y sin más palabras que decir en la mente que "Gracias por quedarte allí Jesús". No es un "Dios dame esto o aquello... " (que sé que sabe mis necesidades y las de mi familia, y Él proveerá), es un "Gracias"...porque creo que tal como lo dijo en Mateo Capítulo 28, versículo 20: "Y he aquí, que yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo".
Y tengo presente que no es del Mundo (Planeta Tierra), es de mi mundo, del espacio-tiempo que me ha regalado para estar con los míos.
Es la fe de que siempre está conmigo, en las buenas, en las malas y en las peores, un Dios cercano, un Dios que no le tuvo miedo a la persecución, a las burlas, a las ofensas, al sufrimiento o la muerte.

Es esa fe que hace que en efecto se le de el respeto y la adoración al Santísimo Sacramento, que tanto recalca el Padre Félix es propicio. La genuflexión y el postrarse ante el Dios vivo, frente aquel del cual la Sagrada Escritura cita en Filipenses Capítulo 2, versículos 10 al 11: "Al nombre de Jesús se doble toda rodilla en el Cielo, en la Tierra y en el Abismo y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre <<Jesucristo es el Señor>>".

En resumen pues, es la fe, esos más de 2000 años de fe de millones de creyentes, esa es la fe que me hace creer precisamente que es el mayor de los misterios que puede existir. Aquel para el cual la ciencia, la racionalidad, las mediciones y el análisis probabilístico es tan pobre que no puede delimitarle a papel y fórmulas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario