lunes, 30 de septiembre de 2013

Una tarde en Santo Domingo del Cerro (III)

En Santo Domingo del Cerro no solo existen relajantes estancias, galerías con exposiciones de pintura, escultura, mosaicos y otros.
También cuenta con preciosos parajes para realizar un agradable paseo en compañía de la familia e incluso con una ruta para realizar zipline y canopy.

Durante uno de esos recorridos por las áreas verdes llegamos a una colina donde se encontraba un pequeño sembradío gobernado por un espantapájaros.

Nunca (y lo digo muy en serio) había visto a un espantapájaros de frente, y no sé por qué, pero estoy seguro que de noche rondar un campo y ver a uno de esos monigotes allí, parado en la soledad, debe de causar cierto repelúz. No por algo los espantapájaros han sido siempre arquetipos de las histórias de terror e inclusive en los comics de DC.
Hay algo en ellos de macabro que no logro explicar.

El Espantapájaros.
 Les mostraré a continuación otras fotos de un acueducto bien logrado que termina en una fuente artificial.

Vista superior del acueducto.

Vista lateral del acueducto.

Vista inferior del acueducto y estanque artificial.

Fuente artificial en que concluye el acueducto.

Fuente artificial.
En el lugar también se encuentra un mercado de artesanías y un restaurante, que es comunmente conocido como "El Tenedor".

Al fondo, el restaurante el Tenedor. Al costado derecho, el mercado de artesanías.
Mercado de Artesanías.


Quien quiera pasar un día atareado y disfrutando en un solo lugar de la naturaleza, el arte, la espiritualidad e inclusive la gastronomía encontrará en Santo Domingo del Cerro el lugar ideal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario