viernes, 27 de septiembre de 2013

El Teatro Abril.

El día de ayer tuve la grata experiencia de volver a visitar el Teatro Abril.
Mi esposa estuvo trabajando como apoyo de la dirección y a cargo de la escenografía de la obra que representaron las niñas del colegio donde labora como maestra.

El Teatro Abril.
Una obra la verdad muy bien lograda y que resultó divertida: "El Mago de Oz".
Para ser una puesta en producción representada por chiquillas, la verdad fue una gratísima experiencia que las casi dos horas que duró ni las sentí, y eso que tenía a nuestros dos pequeños conmigo disfrutándola. Estaban fascinados, mucho más entretenidos que en el cine. Vaya, no estuvieron inquietos ni un poquillo.

La Obra el Mago de Oz, Centro Escolar Entrevalles,
Este tipo de actividades son rarísimas hoy en día en nuestros centros educativos, y es de aplaudir que los colegios como Campo Alegre y Entrevalles de APDE, y los que participan en el Movimiento Juventud del Colegio Salesiano Don Bosco (recuerdo alegres obras del Colegio Francés, del Colegio Alemán, de los chicos del oratorio y obviamente la que presentó el Don Bosco, en donde cursé el bachillerato) mantengan vivo el espíritu de la actuación teatral.

Me ubiqué con mis pequeños en el palco número 6, justo a la par del palco de honor Julio Abril.
Desde allí vivimos las peripecias de Dorothy, el perrito Totó, el espantapájaros, el hombre de hojalata y el león cobarde.

El coro del colegio estuvo espectacular, nada de pistas, las voces en vivo cantando "Some where over the rainbow" le arrancó sonrisas a todos los que estabamos de espectadores. Y a los orgullosos padres de aquellas actrices, más de alguna lágrima, de eso seguro.


Placa del Palco de Honor Julio Abril.
El Teatro también posee su halo de misterio. Sufrió un terrible incendio el 5 de Junio de 1991 que destruyó una buena parte de las instalaciones.

Sin embargo, aún conserva ciertos toques de la decoración que durante muchos años le encumbró como una auténtica casa de arte y cultura.

Vista interior del Teatro Abril.

Existen sin embargo muchísimos relatos de situaciones inexplicables que han vivido los actores y algunas veces más de un espectador.

Tal vez solo las representaciones de la tragedia y la comedia, testigos mudos del paso del tiempo por el Teatro Abril conozcan realmente qué sucesos son ciertos y cuales no.

Mascarón de representación de "La Comedia". Columna parqueo del Teatro Abril.


Mientras tanto, seguiremos tratando de aprovechar el seguir visitándole de vez en cuando, para apreciar una buena representación teatral, que aún hay afortunadamente mucha gente para la cual el cine no lo es todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada