jueves, 12 de julio de 2012

Una tarde en Santo Domingo del Cerro.

Frente a la entrada de la muy noble y muy leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, (Antigua Guatemala), se encuentra un lugar agradabilísimo y muy interesante, que visitamos gracias a las referencias que le diera a mi esposa una amiga.






Y es que dicho lugar cuenta con varias sorpresas que no me esperaba.
Veréis, sabía en parte que era un lugar con exposición de varias obras de arte pero no que contenía una galería dedicada exclusivamente obras del maestro Efraín Recinos, uno de nuestros más célebres artistas, entre cuyas obras se encuentra nada más y nada menos que el mismísimo Teatro Nacional de Guatemala.

Aquí podréis ver algunas de sus obras.





La capilla es un lugar donde se respira paz y tranquilidad. Alejado de las tradicionales capillas, iglesias y catedrales con estilos coloniales, esta delicada construcción es una obra de arte y buen gusto,  que resalta con la naturaleza del entorno.








Y finalmente, para terminar, os recomiendo un lugar que albergaba la mayor de las sorpresas. Santo Domingo del Cerro cuenta con un museo exclusivo de objetos que utilizó Su Santidad el Papa Juan Pablo II durante sus visitas a nuestro país.





Seguiremos a la caza de lugares de interés para mostrar aquí en Guatemisterios.

Saludos.