jueves, 19 de enero de 2012

Metodología para la Investigación de la TCI (Cuarta Parte)

El paso final después de efectuada la investigación consiste en poder analizar los registros, clasificarlos, archivarlos y actualizar las estadísticas.
Para analizar los audios recogidos existen diversos paquetes de software en el mercado, pero el que yo suelo utilizar con mayor frecuencia es Audacity, ya que cuenta con una aceptable supreción del ruido de ambiente y permite visualizar los espectros de sonido de forma más que aceptable.
Los estudiosos del fenómeno psicofónico clasifican las inclusiones en categorías de acuerdo a su facilidad de comprensión.
Tipo A: Las que son claras y su contenido no se pone en duda.
Tipo B: Aquellas que se perciben como voces psicofónicas pero cuyo significado difiere de un analista a otro.
Tipo C: Son las que se encuentran con mucho ruido de fondo y cuya dificultad de interpretación es elevada.
También se pueden catalogar por el timbre de voz (masculina o femenina, de ancianos, de adultos, de niños), el tono y manera (agresiva, angustiosa, histerica, normal, triste), por el posible origen (preternatural, espírita, mental, etc.)
En fin, dependerá de las hipótesis de estudio del investigador.
El clasificar y archivar los registros permitirá generar datos estadísticos de la casuística, formular probabilidades y nuevas hipótesis de estudio y compartir el material para análisis de otros investigadores.
En lo particular únicamente utilizo la técnica de grabación digital o análoga directa del ambiente (del silencio), pero existen otros métodos como la transradio.
Lo realmente interesante de la TCI es la búsqueda de la comunicación. De esta forma, el análisis de las respuestas a los cuestionarios formulados a quien quiera que sea el emisor de las respuestas es de suma importancia, ya que descartaría que sean simples interferencias.
El estudio de las Psicoimágenes es mucho más complejo, requiere armar un circuito cerrado para grabar estática o ruido de un televisor en donde se supone aparecen imágenes donde no existe emisión de señal alguna.
Para determinar qué dice la voz o voces del registro grabado, lo ideal es que lo escuchen al menos otros dos investigadores más y escriban por separado lo que consideran que dice. Si la conclusión es unánime, se consideraría una grabación tipo A. Si hay divergencias, B. Si nadie interpreta nada porque es muy difícil, C.
El día en que se pueda finalmente reproducir un mismo caso, en las mismas condiciones y por cualquier investigador, tendremos sin duda la respuesta que tanto buscamos. Mientras tanto, espero poder aprender más cada día de los grandes investigadores y aportar mi granito de arena en la búsqueda de la verdad sobre el fenómeno psicofónico.

Un Cordial Saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada