viernes, 13 de enero de 2012

Metodología para la Investigación de la TCI (Tercera Parte)

Algunos de los grandes investigadores del fenómeno psicofónico dan una recomendación antes de iniciar la investigación y las respectivas pruebas o grabaciones, y es que se grabe las voces de cada uno de los integrantes del equipo que se ha desplazado para el trabajo de campo.
De esta manera se tienen los registros de las voces de los participantes y si alguna inclusión se llega a grabar se puede cotejar incluso con algún software (de los que ya hablaremos más adelante) si la frecuencia de voz corresponde a alguno de los miembros del equipo o bien no corresponde con ninguno de ellos.
Es recomendable detallar cualquier condición que pudiera resultar lo suficientemente obvia de ser causa de registros erróneos, y en lo general, evite realizar grabaciones en lugares que se encuentren cerca de torres de energía, de telecomunicaciones, antenas, o cualquier otro dispositivo cuya interferencia podría ser la causa de las supuestas inclusiones.
Ahora bien, tome nota que se especifica que de ser posible se evite, pero no siempre es posible.
Actualmente, por ejemplo, me encuentro investigando en un Sitio Técnico de una empresa de Telecomunicaciones sucesos paranormales reportados por diversos ingenieros, tanto de la empresa como de los proveedores, y dada la enorme casuística y reportes obtenidos (son más de 12 personas las que reportan fenómenos en distintos días, incluyendo los guardias de seguridad), que es obligado realizar la investigación y tratar de obtener inclusiones como parte del proceso. Pero nótese que en este caso, las grabaciones psicofónicas no son el motivo principal de la investigación, sino parte de un proceso más grande de investigación de fantasmogénesis, poltergeis, sugestión y/o histeria colectiva o manifestaciones de caracter preternatural. En este caso, dado que el lugar de la fenomenología es un Sitio Técnico donde se ubican muchos equipos de telecomunicaciones y una torre con antenas, las inclusiones psicofónicas que se lleguen a registrar (si es que así sucediera) deberían ser analizadas en contenido para descartar que se trataran de interferencias.
Otros lugares que darán más batalla para poder realizar el análisis son los espacios abiertos (por ejemplo bosques o cruces de camino). Sin embargo, se puede realizar el experimento siempre y cuando el investigador cuente con suficiente control del paraje y las circunstancias de seguridad y movimiento lo permitan.

Carretera a Finca Agua Tibia, San José Pinula (Guatemala, C.A.)

Si se encuentra investigando en un lugar cerrado (como una casa u hotel) la recomendación sería circunscribirse a un área primero (por ejemplo, una planta o nivel) y de ser posible centrar la investigación en una o dos estancias cada vez. La mayoría de las investigaciones requiere muchísimas visitas al lugar seleccionado, por tanto, es más práctico centrarse en cada una por separado. En dependencia de los resultados, una segunda o tercera, o cuarta ronda de grabaciones en visitas posteriores determinará qué lugar genera la mayor fenomenología para dedicarse solo a las que generan los registros.
Cierre las puertas de todas las habitaciones o mantenga abiertas solo aquellas que le permitan una vía de salida fuera del lugar de la investigación (nunca se sabe si ha de salir por motivos de resguardar su integridad) Los portazos en lugares abandonados o los rechinidos de bisagras de puertas pueden malinterpretarse posteriormente como voces psicofónicas o raps.
Aproveche el tiempo en el lugar para recopilar toda la información y evidencia posible. Los análisis es mejor realizarlos en su casa o laboratorio particular, por 2 sencillas razones:

  1. El análisis se puede hacer con la evidencia en cualquier momento, el tiempo de hacer trabajo de campo es muy valioso y debe explotarse al máximo en recoger muestras y documentar correctamente la misma.
  2. Si llega a registrar una inclusión y la llega a escuchar en el lugar de los hechos, no tengo ni que hacerle la referencia a lo mal que probablemente lo pasará. Sin contar con la sugestión, el desequilibrio emocional y el miedo que puede llegar a experimentar. Lejos del lugar y con cabeza fría es más fácil realizar el análisis.
Que un investigador no sienta miedo, bueno, no lo sé. En mi caso particular diré que soy humano y que en efecto, estar solo en un lugar con historia o casuística de fenomenología a obscuras, en altas horas de la madrugada, claro que es para que experimente cuando menos intranquilidad, sino miedo.
Pero el sobreponerse a la situación y seguir haciendo frente de manera racional al trabajo de campo es lo que debe ayudar a culiminar con la tarea.

Por ello es que a ser posible, es mejor contar con otros colaboradores que le permitan sentirse apoyado en cualquier circunstancia.

En la siguiente y última parte de este tema trataré sobre cómo realizar el análisis, la estadística y el archivo de la casuística que obtengamos.

Un Saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada